Lenguaje de género

Publicado: 08/03/2011 en Género
Etiquetas:, ,

Últimamente he tenido algún que otro encontronazo con amigas (en femenino) por el uso del lenguaje de género. La verdad es que me sorprende mucho la postura burlesca de la gente hacia los temas del uso de un lenguaje igualitario, y más cuando esas personas son o manifiestan ser de izquierdas. Me sorprende y me decepciona que personas altamente cualificadas y que incluso tienen en su mano la educación de jóvenes se mofen abiertamente del uso del lenguaje de género.

Bien es cierto que mucha “culpa” de esto la tienen algunos medios y/o profesionales de la comunicación que piensan que el lenguaje de género consiste tan sólo en usar la “/a” al final de palabras o artículos en masculino. La verdad es que resulta pesado y en ese caso no me extraña que cause la burla de las personas lectoras.

Que una persona joven rechace la idea de ser feminista me parece un error por parte del movimiento feminista, sobre todo en España, anclado hasta hace pocos años en una lucha de poderes que mucha gente identificaba como una guerra de sexos. El momento histórico quizás necesitaba esta postura, pero el problema en mi opinión es que el movimiento feminista no ha sabido transmitir de la mejor forma su ideología, y por eso aún hoy provoca rechazo, muchas de las veces dentro del colectivo femenino. En una entrevista una política me dijo orgullosa: “No soy feminista, pero sí femenina”, imaginaos mi cara al escucharlo.

En fin, me he desviado un poco del tema… En este día en el que el mundo celebra el Día de la Mujer, aprovecho para reivindicar el uso de un lenguaje de género utilizado con profesionalidad. En el colegio nos enseñaban que la lengua es neutra, pero no debe ser así, porque las personas no lo somos; somos mujeres y hombres que debemos vernos incluidas e incluidos en los discursos. El utilizar un lenguaje de género correctamente es una cuestión de voluntad que muchas veces se echa en falta incluso dentro de nuestro sector (ONG, etc.).

El hecho de no incluir el género femenino dentro de nuestro discurso lingüístico lo único que ha conseguido es invisibilizar a la mujer, por mucho que nos cueste aceptar este hecho. El lenguaje está vivo, debe adaptarse a los tiempos, es dinámico y por ello es normal que cambie.

Sin embargo, muchas veces su uso ha provocado más bien un efecto contrario, como el consabido “miembras”, aún hoy objeto de burla entre algunos sectores más reaccionarios. Lo mismo ocurre con lideresa. ¿Os habeis dado cuenta que muchos de estos términos proceden de Latinoamérica? Quizás deberíamos fijarnos más en el sabio uso del castellano al otro lado del charco, donde la mujer lleva luchando años muy activamente por visibilizar su papel protagónico en la economía y sociedad de aquellos países.

Aquí os dejo algunos apuntes sacados de la Revista Consumer para utilizar de forma correcta el lenguaje de género, espero que os sean útiles! Y a las ONG, por favor, revisad en vuestras web y publicaciones el uso de este lenguaje.

  • Optar por términos genéricos: Infancia, por niños y niñas. Alumnado, por alumnos y alumnas.
  • Elegir nombres abstractos: Alcaldía, por alcalde o alcaldesa. Presidencia, por presidente o presidenta.
  • Usar dobles formas. Cuando se trata de nombrar a un grupo mixto, que precise evidenciar el femenino: Premio a la mejor empresaria o empresario del año.
  • No utilizar el término “mujer” como sinónimo de esposa, como no lo es el de hombre a esposo. Eliminar el tratamiento de señorita, igual que está caduco el señorito.
  • No usar la @. No es un signo lingüístico. Si se quiere economizar espacio puede recurrirse a dobletes con barra (/).
  • Respetar la orden ministerial (22-05-95) por la que quedan regulados la denominación de títulos académicos: Diplomada, arquitecta, médica, enfermera, obrera, etc.
  • Flexibilizar el orden de las palabras, no hay razón para anteponer por sistema el término masculino al femenino: Madres y padres, trabajadoras y trabajadores.
  • Dotar al discurso de homogeneidad. Cuando adoptemos una solución no sexista, mantenerla a lo largo de todo el texto, porque si no lo hacemos favorecemos la ambigüedad.

Y os dejo también un interesante enlace donde aparecen agrupados bastantes artículos sobre el tema. Pulsa aquí para verlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s