Las mujeres, protagonistas del cambio

Publicado: 06/03/2013 en Género

En el año 2000 los países miembros de la ONU acordaron una serie de objetivos llamados Objetivos de Desarrollo del Milenio (también llamados Objetivos del Milenio), que deberían cumplirse en 2015. El objetivo 3 es “promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer. Los indicadores que definen el cumplimiento de esta meta es la proporción de niñas y niños en la enseñanza (primaria, secundaria y superior), la proporción de mujeres con empleos remunerados en el sector no agrícola y la proporción de escaños ocupados por mujeres en los parlamentos nacionales. En este enlace puedes comprobar el grado de cumplimiento del Objetivo 3.

Mapa ODM

Por ejemplo, la tasa de matriculación de niñas y niños pasó de 91 en 1999 a 97 en 2010 para las regiones en desarrollo. Este avance se encuentra dentro de un margen de unos 3 puntos del 100%, que se acepta como una medida de la paridad. Sin embargo en Asia occidental y África Subsahariana el índice de pareidad era de 93, aunque es cierto que los avances son más rápidos.

En cuanto a los trabajos no agrícolas remunerados, la proporción de mujeres que participan de ellos ha aumentado del 35% en 1990 al 40% en 2000. En 2010 en Asia Occidental, África septentrional y Asia meridional sólo el 20% o menos del trabajo no agrícola era desarrollado por mujeres. A nivel mundial, el 25% de las mujeres ocupan puestos de gerencia y los trabajos de las mujeres suelen ser peor remunerados. Además, las mujeres trabajan en la economía informal en mayor proporción que los hombres.

Si nos fijamos en la ocupación de escaños en los parlamentos, hay avances pero son lentos. A nivel mundial las mujeres ocupaban el 19,7% de los escaños en 2012. Aunque el nivel aún es bajo, representa un avance del 75% respecto a las cifras de 1995. América Latina y Caribe tienen una media del 23%; África subsahariana un 20%.  Sólo en 17 países una mujer ocupa el puesto de jefa de gobierno o jefa de Estado.

Es obvio que las mujeres, que son más de la mitad de la población mundial, deben ser protagonistas del cambio. Los avances que van produciéndose en los últimos años son prueba de ello. El llamado empoderamiento de las mujeres, que no es más que hacer a las mujeres protagonistas activas de su desarrollo, es una prueba de que sin duda vivimos un momento de cambio que ya no tiene vuelta atrás.

Organizaciones internacionales, gobiernos y sobre todo colectivos de la sociedad civil, entre las que tienen un papel protagónico las ONG luchan porque este cambio sea efectivo: llevando la educación a comunidades olvidadas donde las mujeres apenas sabían leer o escribir, proporcionando conocimientos sanitarios y sobre salud sexual y reproductiva que hace a las mujeres controlar su propio cuerpo, formando a las mujeres como lideresas para que sean una voz más en las decisiones que les afectan, creando entidades que les permitan iniciar pequeños negocios, denunciando la violencia que sufren las mujeres por el simple hecho de serlo… y un largo etcétera de acciones -grandes y pequeñas- que llevan a las mujeres del mundo a ser protagonistas de su propio cambio.

Grafitti de Mujeres Creando (Bolivia)

Grafitti de Mujeres Creando (Bolivia)

El próximo 8 de marzo, como todos los años desde 1975, se celebra el Día Internacional de la Mujer. Desde 2011 la ONU dedica la celebración de este día a un tema concreto. En 2011 se dedicó a la igualdad de acceso a la educación, la capacitación, la ciencia y la tecnología; en 2012 el tema central de la celebración de este día fue habilitar a la mujer campesina para de esta forma acabar con el hambre y la pobreza. Este 2013 la ONU, a través de su agencia especial de la mujer –UNIFEM– quiere dar importancia en esta fecha a la violencia contra las mujeres bajo la frase “Una promesa es una promsea: momento de pasar a la acción para acabar con la violencia contra las mujeres”. Es cierto: las leyes que tipifican el feminicidio en los códigos penales, las leyes por una vida libre de violencia… no han logrado en muchos casos los resultados obtenidos, quedando en papel mojado en muchos de los casos. Se necesita un compromiso firme de los Estados contra la violencia hacia las mujeres. No obstante, el compromiso también debe ser por parte de los organismos internacionales, implantando una serie de sanciones a los Estados que no luchen de forma adecuada y en todos los ámbitos posibles contra la violencia de género.

Para terminar, os dejo el vídeo del mensaje de Michelle Bachelet, directora ejecutiva de ONU Mujeres, quien lanza su mensaje oficial por el 8 de marzo:

 

Porque nos quedan muchos años de lucha para conseguir una igualdad real, pero no pararemos nunca. Feliz 8 de marzo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s