Archivos de la categoría ‘Crisis’

Ayer estuve haciendo unas gestiones por el centro de Madrid. Tuve que pasar por la calle Preciados, una de las más comerciales de la capital. Creo que debí cruzarme con unas treinta personas dedicadas a captar fondos para diferentes ONG. Y ese tema es el que me gustaría plantear hoy a modo de debate: ¿es realmente efectivo el trabajo de esta acción de fundraising?

Sé que estamos en tiempos difíciles para la financiación de proyectos de cooperación al desarrollo. Los fondos destinados a estas partidas son cada vez menores y alguna gente comienza a rechazarlos con la excusa de la crisis, el típico “primero para nosotros” del que ya hemos hablado en otro post. Sin embargo, también es una situación crítica para muchas personas (entre las que me incluyo) que cuentan con ingresos cero y no pueden permitirse en estos momentos hacer ninguna clase de donación. Comprendo que las personas que captan estos fondos a pie de calle tienen que hacer su trabajo, sin embargo, siento muchas veces como la gente les huye, corren despavoridas, sacan el teléfono para simular una conversación, la típica excusa de “tengo prisa”,… o simplemente les ignoran.

Otras veces, y hablo por experiencia propia, son los captadores quienes no muestran la sensibilidad adecuada. Cuando rechazas hablar con ellos porque sabes lo que quieren (aportación económica) y no puedes (y de verdad que no puedes), personalmente lo único que se me ocurre es decirles un amable “lo siento, no puedo colaborar”. Al decir esto es cierto que la mayoría te responden con un igualmente agradable “gracias” y una sonrisa. Sin embargo, hay otros casos, los menos, que a mi entender deberían ser desterrados de la actuación de estos captadores. Respuestas como “qué pena, ser tan joven y no ser ecologista” (a voz en grito), “hay que ser más solidario”, risitas o carcajadas con los compañeros cuando alguien rechaza colaborar, por no hablar de los que se te acercan diciendo que no hay que pagar nada y al final te confirman que evidentemente, la colaboración consiste en hacer una aportación económica.CAPTACION-540x360

Imagino que las ONG y las empresas de marketing que mayoritariamente hacen estas labores (no entramos ya en las condiciones laborales de las personas que captan fondos a pie de calle) habrán hecho estudios de rentabilidad y habrán visto que reportan beneficios. Sin embargo, creo desde mi humilde punto de vista de ciudadana tipo, que habría que repensar este tipo de fundraising, con el que mucha gente llega a sentirse incómoda por los métodos utilizados.

¿Qué opináis? ¿Qué métodos alternativos utilizaríais para captar fondos en la calle?

La Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) son todos los desembolsos netos de créditos y donaciones realizados según criterios del OCDE, con el fin de mejorar las economías y condiciones de vida de países menos adelantados a través de políticas y préstamos de las instituciones de crédito de Naciones Unidas. Los países donantes acordaron destinar el 0,15% de su PNB a los países menos adelantados y a aquellos que requieran una atención especial. La AOD es una obligación que los Estados firmantes de la Carta de las Naciones Unidas de 1945 adquieren como compromiso.

Art. 1.3. Realizar la cooperación internacional en la solución de problemas internacionales de carácter económico, social, cultural o humanitario, y en el desarrollo y estímulo del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión.

Hay países que inicialmente recibían ayuda y actualmente han pasado a ser países donantes, como ha ocurrido con India desde el año 2011. Pero no hay que irse tan lejos: España fue beneficiaria de esas ayudas hasta 1983, después pasó a convertirse en país donante. Al paso que vamos, quién sabe si algún día volveremos a ser receptores.

En España, existe una Agencia de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID) y múltiples agencias autonómicas, locales, universitarias… que llevan a cabo la cooperación descentralizada. Sin embargo, desde el inicio de la crisis allá por 2008 y especialmente a partir del año 2011 los recortes en cooperación al desarrollo han sido de los más importantes de entre todas las partidas. Concretamente desde 2011 la financiación para proyectos de desarrollo ha disminuido más de un 70%, con la consecuente crisis en el tercer sector, lleno de personas abocadas al paro y de organizaciones que luchan por no desaparecer.

(más…)